Un deseo y una disposición verdadera al contagio y la metamorfosis

Habíamos soñado con vivir un movimiento que fuera algo más que “otro movimiento social”. Un movimiento que lo cuestionara todo y propusiera -en actos- cambiarlo todo. Un movimiento no partidario ni electoral, no ideológico ni defensivo, sino afirmativo y de paradigma, con planteamientos de verdadera mutación antropológica y civilizatoria.

Pues bien, lo que soñábamos está aquí y es real. El movimiento feminista convoca mañana una insólita e inaudita huelga internacional de mujeres. Movimiento profundo y situado, infiltrado en la vida cotidiana y de largo plazo. Que cuestiona el trabajo, la producción y la reproducción, las relaciones, la seguridad, los cuerpos, la familia, los vínculos, los saberes, la forma misma de la vida.

Siendo real y no fantaseado, este movimiento tiene sus exigencias. Por ejemplo, se nos hace sentir a los hombres que no podemos ni debemos participar sin más, ni hablar de él como otro tema más, otra cita en la bibliografía, otra referencia movimentista.

Pero está muy bien así, ¿no? Que uno no pueda sumarse y ya, sin hacerse algunas preguntas vinculantes: ¿qué relación hay entre tus palabras y tus gestos, entre tus gestos de un día y tus gestos de todos los días?

Así son en verdad todos los movimientos importantes, reales. Participar en ellos no debería salirnos nunca gratis, sino implicarnos siempre algunas cuestiones vitales. ¿Qué debo dejar fuera de la plaza si quiero participar? decíamos el 15M. Pues aquí igual, pero más hondo aún.

Y no se trata del miedo a ser pillados en falta. Ni siquiera del examen crítico de nuestros privilegios como varones. El motor más importante me parece que es de deseo (“nos mueve el deseo”, dice la consigna). No la culpa ni la vergüenza, sino el deseo realmente experimentado y positivo de vivir otra cosa, en relación al mundo, a las formas de estar, de escuchar, de hablar, de relacionarse, de valorar, de pensar y sentir.

Un deseo y una disposición verdadera al contagio y la metamorfosis. Me parece que es nuestra única posibilidad.

Amador Fernández Savater (Madrid, 1974) va y viene entre el pensamiento crítico y la acción política, buscando siempre su encuentro. Es editor de Acuarela Libros (acuarelalibros.blogspot.com), ha dirigido durante años la revista Archipiélago y ha participado activamente en diferentes movimientos colectivos y de base en Madrid (estudiantil, antiglobalización, copyleft, "no a la guerra", V de Vivienda, 15-M). Es autor de “Filosofía y acción” (Editorial Límite, 1999), co-autor de "Red Ciudadana tras el 11-M; cuando el sufrimiento no impide pensar ni actuar" (Acuarela Libros, 2008) y coordinador de "Con y contra el cine; en torno a Mayo del 68" (UNIA, 2008). Actualmente, emite semanalmente desde Radio Círculo el programa "Una línea sobre el mar", dedicado a la filosofía de garaje.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Más toques

Galapagar como símbolo

Qué buena esta entrevista a Hugo Savino, amigo y secuaz

Rescatamos en Lobo suelto este par de documentos históricos

Posibilidad de cuestionarlo todo, de reiniciarlo todo

Campanades a morts: Vitoria, 1976

Recibir 700 páginas casi inéditas de uno de esos filósofos amados de los que cree uno haberlo leído ya todo, ¿hay mayor felicidad? 🙂

Tres apuntes sobre teorías de la conspiración

Maravillosa introducción a Simone Weil por Maite Larrauri

“Ojalá que esta vez no pase como en el 31, cuando a la huida del Rey le siguió más tarde una guerra civil”, leo por ahí.

¿Qué es una idea? La prolongación de un cuerpo en el lenguaje

0
Hagamos de esto una conversaciónx
()
x

Quien busca encuentra

Foto: blogs.carleton.edu

Amador Fernández-Savater

Mezcla actividades intelectuales y políticas. Publicó un libro de ensayos en 1999 (Filosofía y acción, Editorialímite, Santander). Participa en la editorial Acuarela Libros desde su fundación hace ahora 10 años. Acuarela ha sido una de las primeras editoriales en proteger sistemáticamente sus libros con las licencias Creative Commons, con resultados muy positivos a todos los niveles. Ha co-dirigido los últimos años la revista Archipiélago y ha participado activamente en varios movimientos sociales (estudiantil, antiglobalización, copyleft, no a la guerra, V de Vivienda…). Es co-autor de un libro sobre la experiencia de la Red Ciudadana tras el 11-M (Acuarela Libros A. Machado, Madrid, 2008).

Conversemos