¿Podemos crear otras experiencias de mundo, donde nuevas palabras políticas puedan prender?

Vuelvo de una semana en Suecia, con actividades en Estocolmo y Malmoe. Una semana no da para enterarse de mucho, pero se pueden escuchar algunas cosas: el “paraíso” sueco ya no es lo que era.

Los socialdemócratas han sacado su peor resultado en un siglo y la extrema derecha casi supera a la derecha clásica como segunda fuerza.

Pero las elecciones condensan un momento de un proceso más amplio: hay un mundo entero que se derrumba. El capitalismo industrial, el Welfare, los sindicatos, un cierto tipo de vida asociativa, de imaginarios, etc.

Es una crisis existencial en toda regla, crisis de la presencia dice Tiqqun.

Por supuesto, como en todas partes, la socialdemocracia y los sindicatos son cómplices activos del derrumbamiento: privatizaciones en vivienda, salud, educación, etc.

Y la extrema derecha sintoniza con el miedo y la nostalgia del Welfare, se hace fuerte en el nacionalismo, señala a los migrantes como chivo expiatorio, etc.

Todo resuena, y también la catástrofe de la imaginación política en la izquierda. Parece que lo único que se nos ocurre es disputar a la extrema derecha el nacionalismo, la nostalgia por volver atrás, el victimismo (y también la severidad en las políticas de migración: no hay una cosa sin la otra).

Un mundo entero se derrumba, un mundo hecho de recursos, de vínculos, de lugares, de fidelidades, de formas de vida, de imaginarios. ¿Nos parece que ante esto alcanza sólo con proponer otros contenidos electorales, otros significantes y memes? ¿Otro discurso?

Como si la fuerza del discurso de la extrema derecha (su “sintonía”) proviniese de él mismo y no de su engarce tan profundo con la experiencia social del miedo y la victimización hoy cotidianos.

Del mismo modo que la fuerza que pudo tener el discurso del primer Podemos pasaba por su engarce con la experiencia social masiva generada por el 15M, con el deseo de cambio.

¿Podemos crear otras experiencias de mundo, donde nuevas palabras políticas puedan prender?

Amador Fernández Savater (Madrid, 1974) va y viene entre el pensamiento crítico y la acción política, buscando siempre su encuentro. Es editor de Acuarela Libros (acuarelalibros.blogspot.com), ha dirigido durante años la revista Archipiélago y ha participado activamente en diferentes movimientos colectivos y de base en Madrid (estudiantil, antiglobalización, copyleft, "no a la guerra", V de Vivienda, 15-M). Es autor de “Filosofía y acción” (Editorial Límite, 1999), co-autor de "Red Ciudadana tras el 11-M; cuando el sufrimiento no impide pensar ni actuar" (Acuarela Libros, 2008) y coordinador de "Con y contra el cine; en torno a Mayo del 68" (UNIA, 2008). Actualmente, emite semanalmente desde Radio Círculo el programa "Una línea sobre el mar", dedicado a la filosofía de garaje.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Más toques

Galapagar como símbolo

Qué buena esta entrevista a Hugo Savino, amigo y secuaz

Rescatamos en Lobo suelto este par de documentos históricos

Posibilidad de cuestionarlo todo, de reiniciarlo todo

Campanades a morts: Vitoria, 1976

Recibir 700 páginas casi inéditas de uno de esos filósofos amados de los que cree uno haberlo leído ya todo, ¿hay mayor felicidad? 🙂

Tres apuntes sobre teorías de la conspiración

Maravillosa introducción a Simone Weil por Maite Larrauri

“Ojalá que esta vez no pase como en el 31, cuando a la huida del Rey le siguió más tarde una guerra civil”, leo por ahí.

¿Qué es una idea? La prolongación de un cuerpo en el lenguaje

0
Hagamos de esto una conversaciónx
()
x

Quien busca encuentra

Foto: blogs.carleton.edu

Amador Fernández-Savater

Mezcla actividades intelectuales y políticas. Publicó un libro de ensayos en 1999 (Filosofía y acción, Editorialímite, Santander). Participa en la editorial Acuarela Libros desde su fundación hace ahora 10 años. Acuarela ha sido una de las primeras editoriales en proteger sistemáticamente sus libros con las licencias Creative Commons, con resultados muy positivos a todos los niveles. Ha co-dirigido los últimos años la revista Archipiélago y ha participado activamente en varios movimientos sociales (estudiantil, antiglobalización, copyleft, no a la guerra, V de Vivienda…). Es co-autor de un libro sobre la experiencia de la Red Ciudadana tras el 11-M (Acuarela Libros A. Machado, Madrid, 2008).

Conversemos