La asfixia en el medio radical

Me he pasado media vida frecuentando textos radicales, espacios radicales, movimientos radicales.

Je ne regrette rien. No se me ocurre dónde podría haber pasado mejor los años 90 que en los “ghetos” de la autonomía juvenil. Me dieron mucho, pero en cierto momento hubo que “subir a por aire”.

¿Por qué son tan asfixiantes los medios radicales? Leyendo a Lyotard, se me ocurre que puede haber una respuesta en la relación que establecen entre los signos y las intensidades.

Una relación muy rígida, un fetichismo de los signos, como si las energías estuviesen atornilladas a ellos, cuando sólo son vehículos de paso y los deberíamos juzgar así (¿hacen pasar algo o no?).

Los signos fetichizados se vuelven indiscutibles: hay una manera correcta de hablar, de vestir, de comportarse, unos gustos. Mil filtros invisibles (en las asambleas, en los espacios de vida) controlan que se obedezcan y el espacio radical se cierra sobre sí mismo.

Pero una cosa es lo que pasa y otra muy distinta lo que decimos/significamos que pasa. No hay signo bueno a priori. El equívoco es siempre posible.

La bandera anarquista puede bloquear las energías libertarias, los nombres y las citas de nuestros pensadores favoritos pueden inhibir el pensamiento, un espacio radical puede ser un lugar de dominación (cuanto más “liberado” se crea, más indiscutibles los signos).

Y al revés: signos blandos -como la bandera egipcia, las manitas al aire o la palabra “personas” en el 15M- pueden hacer pasar muchísima energía.

No hay código radical (marxismo, situacionismo, poliamor). Cualquier lenguaje que no nos deje escuchar lo que (nos) pasa es alienante.

No hay región subversiva. Lo radical no es dónde estamos, sino cómo estamos donde estemos.

Ninguna fidelidad con los signos, toda la fidelidad a las intensidades. Una fidelidad que se juega por tanto, no en la continuidad de una memoria o de una identidad, sino “cada vez” y traicionando unos signos por otros cuando sea necesario

Amador Fernández Savater (Madrid, 1974) va y viene entre el pensamiento crítico y la acción política, buscando siempre su encuentro. Es editor de Acuarela Libros (acuarelalibros.blogspot.com), ha dirigido durante años la revista Archipiélago y ha participado activamente en diferentes movimientos colectivos y de base en Madrid (estudiantil, antiglobalización, copyleft, "no a la guerra", V de Vivienda, 15-M). Es autor de “Filosofía y acción” (Editorial Límite, 1999), co-autor de "Red Ciudadana tras el 11-M; cuando el sufrimiento no impide pensar ni actuar" (Acuarela Libros, 2008) y coordinador de "Con y contra el cine; en torno a Mayo del 68" (UNIA, 2008). Actualmente, emite semanalmente desde Radio Círculo el programa "Una línea sobre el mar", dedicado a la filosofía de garaje.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Más toques

Galapagar como símbolo

Qué buena esta entrevista a Hugo Savino, amigo y secuaz

Rescatamos en Lobo suelto este par de documentos históricos

Posibilidad de cuestionarlo todo, de reiniciarlo todo

Campanades a morts: Vitoria, 1976

Recibir 700 páginas casi inéditas de uno de esos filósofos amados de los que cree uno haberlo leído ya todo, ¿hay mayor felicidad? 🙂

Tres apuntes sobre teorías de la conspiración

Maravillosa introducción a Simone Weil por Maite Larrauri

“Ojalá que esta vez no pase como en el 31, cuando a la huida del Rey le siguió más tarde una guerra civil”, leo por ahí.

¿Qué es una idea? La prolongación de un cuerpo en el lenguaje

0
Hagamos de esto una conversaciónx
()
x

Quien busca encuentra

Foto: blogs.carleton.edu

Amador Fernández-Savater

Mezcla actividades intelectuales y políticas. Publicó un libro de ensayos en 1999 (Filosofía y acción, Editorialímite, Santander). Participa en la editorial Acuarela Libros desde su fundación hace ahora 10 años. Acuarela ha sido una de las primeras editoriales en proteger sistemáticamente sus libros con las licencias Creative Commons, con resultados muy positivos a todos los niveles. Ha co-dirigido los últimos años la revista Archipiélago y ha participado activamente en varios movimientos sociales (estudiantil, antiglobalización, copyleft, no a la guerra, V de Vivienda…). Es co-autor de un libro sobre la experiencia de la Red Ciudadana tras el 11-M (Acuarela Libros A. Machado, Madrid, 2008).

Conversemos