Descubrí a Jean Oury gracias a Christian Laval y Pierre Dardot, lo agradezco muchísimo.

Oury era psiquiatra, psicoanalista y uno de los responsables de La Borde, una clínica donde se entendía que la curación tiene que ver con la des- victimización, con el hacerse cargo del trozo de mundo que te ha tocado vivir. Una clínica, por tanto, con niveles de “autogestión” por parte de los “locos”.

Oury tiene un libro maravilloso sobre “la decisión”: qué significa decidir, tomar decisiones. Una reflexión completamente arraigada en su experiencia en La Borde, pero al mismo tiempo con un nivel conceptual y abstracto muy alto. Moverse entre esos dos niveles (de lo vivido y lo abstracto) le da a su pensamiento muchísima fuerza.

Algunos apuntes:

  • la decisión es del orden de lo inconsciente. Nuestro modelo a la hora de pensar la decisión es “heroico”: el sujeto-que-decide-qué (es Neo eligiendo entre las pastillas en Matrix). Pero la decisión es un proceso mucho más opaco. Cuando algo se decide sólo lo sabemos después.

Muchas veces es nuestro cuerpo quien decide. Aquí Oury cuenta una historia que pone los pelos de punta sobre un amigo suyo que agonizaba y “decidió” esperar a poder despedirse de él antes de morir. Hay un nivel físico e incluso biológico en la decisión. Hasta el punto de decidir vivir o morir.

  • la decisión no es elección: es más un corte (s-cisión), una bifurcación, un pasaje de umbral. No es el Yo quien decide como un rey en su trono, sino que en nosotros se abre una “zona de decisión”. Donde se piensa, se sopesa, se delibera en medio de mucho caos. Y donde la decisión finalmente “se precipita”, “emerge”.

Tomar una buena decisión requiere atención: una escucha y una sensibilidad a lo que está ahí, a lo que se siente, a lo que está emergiendo en la “zona de decisión”. El enemigo de la buena decisión es la distracción.

  • la decisión no es un instante, sino un proceso. La decisión tiene una historia, una preparación, una maduración. Requiere tiempo. ¿Cuánto? Su propio tiempo, ni más ni menos. Tiempo de humus, de barbecho, la temporalidad de la emergencia.

Hay un ritmo de la decisión, es como una danza. Lo peor es entrometerse, estropearlo. Es lo que muchas veces pasa cuando “intervenimos”.

  • la decisión tiene que ver con un entorno. Oury no sólo habla de decisiones individuales, sino también colectivas. La buena decisión emerge indirectamente: generando buenas atmósferas, creando buenas condiciones, poniendo atención a los demás, a la situación que vivimos juntos, dándonos tiempo.

El problema es delegar. Que alguien (un jefe, un padre, un decisor) “encarne” la decisión. Delegar en un formalismo. No escuchar el ritmo, sino un código. No escucharnos unos a otros, sino estereotiparnos.

A la escucha, el acompañamiento y el respeto absoluto por la singularidad y la opacidad del otro, Oury le llama “gentileza”. Es necesario educarse en la gentileza.

Amador Fernández Savater (Madrid, 1974) va y viene entre el pensamiento crítico y la acción política, buscando siempre su encuentro. Es editor de Acuarela Libros (acuarelalibros.blogspot.com), ha dirigido durante años la revista Archipiélago y ha participado activamente en diferentes movimientos colectivos y de base en Madrid (estudiantil, antiglobalización, copyleft, "no a la guerra", V de Vivienda, 15-M). Es autor de “Filosofía y acción” (Editorial Límite, 1999), co-autor de "Red Ciudadana tras el 11-M; cuando el sufrimiento no impide pensar ni actuar" (Acuarela Libros, 2008) y coordinador de "Con y contra el cine; en torno a Mayo del 68" (UNIA, 2008). Actualmente, emite semanalmente desde Radio Círculo el programa "Una línea sobre el mar", dedicado a la filosofía de garaje.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Más toques

Galapagar como símbolo

Qué buena esta entrevista a Hugo Savino, amigo y secuaz

Rescatamos en Lobo suelto este par de documentos históricos

Posibilidad de cuestionarlo todo, de reiniciarlo todo

Campanades a morts: Vitoria, 1976

Recibir 700 páginas casi inéditas de uno de esos filósofos amados de los que cree uno haberlo leído ya todo, ¿hay mayor felicidad? 🙂

Tres apuntes sobre teorías de la conspiración

Maravillosa introducción a Simone Weil por Maite Larrauri

“Ojalá que esta vez no pase como en el 31, cuando a la huida del Rey le siguió más tarde una guerra civil”, leo por ahí.

¿Qué es una idea? La prolongación de un cuerpo en el lenguaje

0
Hagamos de esto una conversaciónx
()
x

Quien busca encuentra

Foto: blogs.carleton.edu

Amador Fernández-Savater

Mezcla actividades intelectuales y políticas. Publicó un libro de ensayos en 1999 (Filosofía y acción, Editorialímite, Santander). Participa en la editorial Acuarela Libros desde su fundación hace ahora 10 años. Acuarela ha sido una de las primeras editoriales en proteger sistemáticamente sus libros con las licencias Creative Commons, con resultados muy positivos a todos los niveles. Ha co-dirigido los últimos años la revista Archipiélago y ha participado activamente en varios movimientos sociales (estudiantil, antiglobalización, copyleft, no a la guerra, V de Vivienda…). Es co-autor de un libro sobre la experiencia de la Red Ciudadana tras el 11-M (Acuarela Libros A. Machado, Madrid, 2008).

Conversemos