AFECTO Y DEMOCRACIA: WHITMAN Y GINSBERG

“Entraré en el dormitorio silenciosamente y me acostaré entre el novio y la novia”.

Me parece que la cuestión sexual en la contracultura de los 60-70 se entiende muy mal.

Se piensa como un asunto de “liberación”: romper con la pareja y ampliar el número de opciones sexuales posibles o algo así.

No es de extrañar que vengan entonces los pensadores reaccionarios a explicarnos que en el fondo es el mercado el que está por debajo de todo: se trataba simplemente de poner más cuerpos a disposición del intercambio (sexual).

Es la tesis maliciosa de Houellebecq en “Ampliación del campo de batalla”, por ejemplo. Y oiremos mucho cosas así en este año 50 aniversario del 68.

Resulta mucho más interesante escuchar cómo lo plantea Allen Ginsberg en su declaración ante el juez por los altercados de la “contracumbre” de Chicago en agosto del 68.

El fiscal que le interroga se mete en camisa de once varas y pregunta a Ginsberg sobre sus poemas para mostrar que más que una persona muy espiritual es un auténtico depravado. Da pie a Ginsberg a lucirse como nadie ante un juez desde Oscar Wilde por lo menos.

El fiscal le pregunta por ese poema suyo basado en el verso de Whitman que he puesto más arriba.

Y Ginsberg explica:

“Está en nuestra naturaleza humana tener muchos amores, muchos de los cuales se niegan, nos negamos a nosotros mismos. Whitman decía que reivindicar esos amores era la única manera de que esta nación se salvara y se convirtiera en una república democrática y espiritual.

Decía que a menos que se insuflara ternura, sexualidad y gozo natural en los cuerpos de cada uno, cuerpos endurecidos, temerosos, cínicos, negadores de la vida, competitivos y acorazados, no habría oportunidad alguna para que la democracia arraigase en EEUU.

Y definía esa ternura entre ciudadanos como una ‘adhesividad’, una ternura natural que había de fluir no sólo entre hombres y mujeres, sino también entre hombres y hombres [o mujeres y mujeres], como parte de la adhesividad que haría que la democracia funcionase y los seres humanos trabajasen juntos no como bestias competitivas, sino como amantes tiernos y compañeros.

Proyectó, como hizo en otro poema llamado ‘Ciudad de orgías’ como llamaba a Nueva York, proyectó afecto físico incluso en el plano sexual, en sus propias palabras: ‘afecto físico y todo lo que implica de forma latente’ entre ciudadanos como parte de la adhesividad que nos haría funcionar como comunidad más que como otra nación más ‘entre las naciones legendarias condenadas y malditas’ que es como describió la nuestra”.

Liberar a la pareja de la propiedad y la posesión.
Liberar el amor de la pareja, como única forma posible del amor.
Basar la democracia y la comunidad en los afectos.
Long live to the 60’s!

Amador Fernández Savater (Madrid, 1974) va y viene entre el pensamiento crítico y la acción política, buscando siempre su encuentro. Es editor de Acuarela Libros (acuarelalibros.blogspot.com), ha dirigido durante años la revista Archipiélago y ha participado activamente en diferentes movimientos colectivos y de base en Madrid (estudiantil, antiglobalización, copyleft, "no a la guerra", V de Vivienda, 15-M). Es autor de “Filosofía y acción” (Editorial Límite, 1999), co-autor de "Red Ciudadana tras el 11-M; cuando el sufrimiento no impide pensar ni actuar" (Acuarela Libros, 2008) y coordinador de "Con y contra el cine; en torno a Mayo del 68" (UNIA, 2008). Actualmente, emite semanalmente desde Radio Círculo el programa "Una línea sobre el mar", dedicado a la filosofía de garaje.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Más toques

Galapagar como símbolo

Qué buena esta entrevista a Hugo Savino, amigo y secuaz

Rescatamos en Lobo suelto este par de documentos históricos

Posibilidad de cuestionarlo todo, de reiniciarlo todo

Campanades a morts: Vitoria, 1976

Recibir 700 páginas casi inéditas de uno de esos filósofos amados de los que cree uno haberlo leído ya todo, ¿hay mayor felicidad? 🙂

Tres apuntes sobre teorías de la conspiración

Maravillosa introducción a Simone Weil por Maite Larrauri

“Ojalá que esta vez no pase como en el 31, cuando a la huida del Rey le siguió más tarde una guerra civil”, leo por ahí.

¿Qué es una idea? La prolongación de un cuerpo en el lenguaje

0
Hagamos de esto una conversaciónx
()
x

Quien busca encuentra

Foto: blogs.carleton.edu

Amador Fernández-Savater

Mezcla actividades intelectuales y políticas. Publicó un libro de ensayos en 1999 (Filosofía y acción, Editorialímite, Santander). Participa en la editorial Acuarela Libros desde su fundación hace ahora 10 años. Acuarela ha sido una de las primeras editoriales en proteger sistemáticamente sus libros con las licencias Creative Commons, con resultados muy positivos a todos los niveles. Ha co-dirigido los últimos años la revista Archipiélago y ha participado activamente en varios movimientos sociales (estudiantil, antiglobalización, copyleft, no a la guerra, V de Vivienda…). Es co-autor de un libro sobre la experiencia de la Red Ciudadana tras el 11-M (Acuarela Libros A. Machado, Madrid, 2008).

Conversemos